Ultimedia Concept en el Museo Guggenheim: el theremin actualizado

El próximo jueves 12 de noviembre el museo bilbaino acoge el estreno de “Boulevard d’Reconstructie” (Op. 54), obra de la compañía neoyorquina formada por el compositor Eric Ross y la video artista Mary Ross, que utilizan uno de los instrumentos electrónicos pioneros: el “theremin”.

E20091111_ultimedia-concept-guggenheiml actual panorama creativo musical es definitivamente poliédrico. Pero no sólo eso, sino que desde las propuestas más “modernas” (entendiendo el término fuera de toda alusión a las vanguardias) se evocan contextos sonoros que casi podríamos denominar “historicistas”. Es el caso del concierto que ofrece mañana la compañía neoyorquina Ultimedia Concept en el Museo Guggenheim de Bilbao, con su última producción –que será estreno mundial en este acto- titulada Boulevard d’Reconstructie (Op. 54). Los dos estadounidenses que forman Ultimedia Concept, Eric y Mary Ross (compositor y video artista, respectivamente) vienen desarrollando desde 1977 una intensa actividad en esos terrenos que venimos a llamar “eclécticos”, en los que tiene cabida casi todo tipo de musica: jazz, “clásica”, serial… (así se anuncia, al menos).

Pero lo más sorprendente –y la razón por la que hemos hablado de “historicismo”- es que su performance incluye –entre vídeos, fotografías, piano y guitarra eléctrica- el instrumento inventado por el profesor ruso Léon Theremin en 1920 (1919 en algunas fuentes), uno de los pioneros en la “lutería” electrónica. En un mundo donde el sampler y los instrumentos virtuales (VSTs) son utilizados, no ya en los laboratorios de electroacústica, sino por cualquier hijo de vecino que haga sus primeros pinitos en la composición musical, resulta realmente curioso escuchar propuestas de supuesta máxima modernidad –siempre en el contexto ecléctico al que hemos aludido- que se apoyan en un instrumento que podemos llamar “clásico” en el reino de los engendros electrónicos. Pero no viene mal una mínima información organológica e histórica…

El “theremin” (théremin o théreminvox), también conocido como “eterófono” (aetherophone), es un intrumento que en su origen poseía un timbre entre la voz y el violoncello, y básicamente su funcionamiento consistía en la generación de un tono por proximidad de las manos del intérprete a una antena vertical y un bucle. Fabricado en su inicio con válvulas de vacío, con la aparición de los transistores conoció su período comercial más feliz, para llegar –ya en nuestro tiempo- a la tecnología MIDI que permite su combinación con muestras de todo tipo, ampliando de manera infinita su timbre.

Respecto a su uso, el theremin fue utilizado –sobre todo en la década de los 40 y 50 del siglo XX- por cierto número de compositores, entre los que podemos citar a Edgar Varèse (¡cómo no!), Bohuslav Martinu, Joseph Schillinger o Wallingford Riegger. Pero quizá donde más impacto produjo este curioso instrumento fue en el cine, suscitando el interés de compositores tan importantes como Miklós Rózsa (por ejemplo en el film Recuerda, de Hitchcock) o Bernard Herrmann (en El retrato de Jennie, de William Dieterle, por cierto con fragmentos basados en el Prélude à l’après-midi d’un faune  de Debussy). Pero los rockeros sinfónicos no se libraron del influjo del aparatito: los nostálgicos de Led Zeppelin sin duda recordarán a su guitarrista Jimmy Page improvisando en la canción Whole lotta love con un rústico theremin en la película The Song Remains the Same. Pink Floyd o Jean Michel Jarre son otros usuarios del sinuoso instrumento. Pero no faltan en la actualidad, además de nuestro Eric Ross, músicos que lo empleen –como él- de forma habitual y que prácticamente le dediquen su vida y obra: el mexicano Ernesto Mendoza, Peter Pringle…

Fenómeno interesante el del theremin… Debajo de este texto os proponemos dos curiosos vídeos, marca YouTube: en el primero, un tal Paul Lipman demuestra el uso del instrumento durante un programa de televisión llamado I’ve Got a Secret, de esos sobre “cosas increíbles”, tan de moda en los años 60 del pasado siglo. El segundo es de 1953, con Samuel Hoffman, un famoso intérprete del instrumento (y también violinista), permite ver bastante bien cómo se toca el theremin. 

El concierto del Guggenheim estará precedido por la charla de los artistas en torno a sus treinta años de experiencias creativas, mostrando algunos de sus trabajos y dialogando sobre video arte, fotografía, impacto de las nuevas tecnologías en el arte, etc., con los participantes en el encuentro.



Información

Guggenheim Bilbao Museoa
12 de noviembre, 18,30 h. proceso creativo y 20,00 h. concierto.
Proceso creativo: 4 € Amigos del Museo y 6 € Público general.
Concierto: 6 € Amigos del Museo y 8 € Público general.
Entrada conjunta proceso y concierto 8 € Amigos y 12 € Público general.
Lugar: Auditorio del Museo
Tel: 944 359 000
E-mail: informacion@guggenheim-bilbao.es

Referencias

Creative Commons License

Etiquetas:, , ,

PARTNERS

Publicidad

Nube de Tags