Ojo, ¡arsa!

Sulponticello entrevista a Antonio Ruz, director y coreografo de su propia compañía de danza, después de ver Ojo, su último espectáculo que se ha podido ver en los Teatros del Canal dentro del Festival de Otoño en Primavera de Madrid.

S20120528_ojo-cia-antonio-ruz-entrevistaentarse ante una producción de danza cuya propuesta es no ver o ver lo menos posible resulta extraño. Extrañeza que se convierte en angustia para el espectador cuando los que no ven son algunos bailarines moviéndose por el escenario. Antonio Ruz convoca para todo lo anterior. Entre los asistentes, Víctor Ullate, su antiguo profesor, y dos mujeres que jalean los pasos de flamenco que hay en la coreografía a las que se agradeció que marcasen el tono y la forma en la que se debía disfrutar el espectáculo. ¡Arsa! pues, un espectáculo que interroga y hace dialogar las distintas maneras de bailar, de plantearse la danza, con música de Artomático. En un primer momento, de manera más técnica y, tal vez, tediosa para el que la ve. Y posteriormente desde un punto de vista más creativo que levanta el ánimo del público y que se gana su aplauso sincero y su aprobación en los comentarios que se producen a medida que se abandona lentamente la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid, como si no se quisiera salir, ni dejar el recinto, ni dejar el espectáculo.

Sul Ponticello, después de ver la obra, ha tenido la oportunidad de entrevistar a Antonio Ruz, director de la compañía que lleva su nombre y coreógrafo de Ojo.

Si digo gesto ¿qué le sugiere?

Pequeño movimiento expresivo.

¿Cuál o cuáles han sido los gestos con los que ha construido Ojo?

El lenguaje específico de Ojo se creó, en parte, con ejercicios que tienen que ver con la mirada como motor y expresión del movimiento, el redescubrir y observar nuestro propio cuerpo de una forma casi primitiva, lo que provoca en el cuerpo la ceguera, la dificultad para moverse con la ausencia de luz, la inquietud en el sueño,…   

En las entrevistas sobre Ojo habla mucho de la vista y las posibilidades que proporciona el espectáculo de percibir y sentir en su ausencia ¿no es el ballet o la danza un arte visual,  además de auditivo?

Al idear el concepto me planteé esa cuestión. Aunque la danza es un arte visual, incluso táctil, me parecía interesante trasladar al movimiento estas ideas.  El imaginario de la pieza se centra en los cuerpos y la luz y está apoyado por el sonido y el silencio.

¿Qué le sobra y que le falta a Ojo?

Si lo supiese, la pieza hoy sería diferente. Hay que asumir el resultado final de los trabajos y pensar que son fruto de un momento determinado, de una circunstancia; un aprendizaje.

¿Cómo de importante es estrenar en eventos como el Festival de Otoño en Primavera de Madrid?

El Festival es una plataforma de prestigio internacional en la que se da más visibilidad a los trabajos. Es un gran privilegio para nosotros formar parte de su programación. 

Hablemos específicamente de música, ¿qué tiene que tener una composición musical para que Antonio Ruz quiera coreografiarla?

Depende. A veces encuentro piezas ya existentes que me inspiran por varios motivos, imagino movimientos o simplemente me emocionan. En el caso de Ojo, la música se ha creado de forma paralela a la coreografía; Artomático y yo hemos partido de cero investigando sonidos, melodías, textos, frecuencias,… Sus propuestas encajaban en el material coreográfico que íbamos creando y mis ideas le servían de inspiración. 

Entonces, Artomático en Ojo ¿por qué?

Nuestra colaboración musical comenzó en el proyecto Danza 220V, que se estrenó Festival Madrid en Danza 2010 junto a Estévez / Paños y la cantaora Sandra Carrasco. En esa época la idea de Ojo ya estaba en mi cabeza y sentí que sus ambientes sonoros, la forma de manipular el sonido y el ritmo, y la sofisticación de su música eran perfectos para la pieza.   

Y además de Artomático ¿con qué otros compositores actuales le gustaría trabajar?

Mi gusto musical es muy amplio y aunque siempre tengo propuestas o descubro composiciones, por ahora no me planteo trabajar con ningún compositor en concreto. Me dejo llevar mucho por la intuición a la hora de colaborar con los artistas que voy encontrando por el camino.   

Y para acabar, Ojo es danza contemporánea ¿qué quiere eso decir? Y ¿qué cree que dice al público el calificarla de contemporánea?

Es una creación de danza actual. El concepto de contemporáneo en el público está un poco manipulado e incluso, a veces, confunde o asusta. En mi caso no se relaciona con innovación ni transgresión, sino simplemente con una propuesta artística hecha en la actualidad, con todo lo que esto conlleva.

Referencias

Creative Commons License

Etiquetas:,

PARTNERS

Publicidad

Nube de Tags