IX FesTC 2009: apuesta firme por la creación en tiempos de crisis

Entrevistamos a Rosamaría Calle, directora del Festival Internacional de Música Contemporánea de Tres Cantos, iniciativa que llega a su novena edición afrontando la crisis mediante la fórmula de la colaboración con otros proyectos similares.

Y20091003_ixfest2009-apuesta-firme-creacion-tiempos-crisisa hemos dicho muchas veces que, en nuestro país, la receta de la gestión cultural tiene ingredientes complejos. Afrontar el diseño y organización de un festival –más si se trata de propuestas minoritarias como es el caso de la música contemporánea- implica echar a la cazuela una buena cantidad de tesón, serenidad ante las adversidades y –muy importante- salpimentar todo con la suficiente dosis de imaginación e ingenio que permita mantener viva la propuesta.

Comienza mañana el IX Festival Internacional de Música Contemporánea de Tres Cantos 2009, una iniciativa planteada desde la fuerte convicción de que lo minoritario debe dejar de serlo. Que la música contemporánea no es un “genero a divulgar” sino el producto lógico de la inquietud creativa de una sociedad que se canaliza a través de unos individuos –los creadores- que ofrecen al resto –el público- su visión trascendida del mundo –el arte-. En la consecución de este proceso lógico se inscribe un proyecto que, iniciado en 2001, afronta su novena edición con la pesada losa de la crisis económica a sus espaldas, pero manteniendo los aspectos esenciales que le dan carta de naturaleza: potenciar la obra nueva, mostrar una visión panorámica de la creación musical española y mantener la calidad en la interpretación, aspecto esencial si se pretende lograr los anteriores. En este caso, las penurias presupuestarias han obligado a convocar con carácter de urgencia al ingenio al que aludíamos antes. La solución se ha encontrado en la colaboración con otros proyectos afines que hicieran posible mantener la calidad del festival.

Pero queríamos saber más y, por ello, preguntamos a Rosamaría Calle, directora del festival desde su inicio.

El festival se inicia en 2001, todavía con el título de “Ciclo de Música Contemporánea «Auditorio Tres Cantos»”. Con la edición actual son ya nueve las convocatorias, a tan sólo un año de llegar al mágico diez, que supondrá seguramente una celebración especial y la definitiva consolidación. ¿Cuáles son las claves que hacen crecer una iniciativa de estas características en un pueblo, aunque éste se encuentre casi unido a Madrid y tenga las infrestructuras de una localidad como Tres Cantos?

R.C.: Fundamentalmente sus características: Dado que Tres Cantos es un municipio de la Comunidad de Madrid y, por cierto uno de los más jóvenes de España, ya que su historia como tal Municipio independiente arranca tan sólo a partir de 1991, pues hasta entonces dependía del témino municipal de Colmenar Viejo, reúne unas características que hacen sea la ciudad más adecuada para albergar este Festival de Música Contemporánea. Las claves para esta iniciativa se deben a que es una ciudad de vanguardia, tanto por su diseño como tal, como por sus características socioculturales. Su infraestructura aporta las condiciones adecuadas para albergar en su seno al festival que nos ocupa.

Dadas estas circunstancias nos encontramos con una ciudad que carece de tradiciones y costumbres, pues sus gentes procedemos de distintos lugares, lo que crea la necesidad de incorporar actos que sirvan de base sobre la que se desarrolle toda su historia, por lo que consideramos en su día, que era importante incorporar la música contemporánea dentro de las actividades culturales de una ciudad de vanguardia como es Tres Cantos. 

Al hilo de lo que comentas sobre la particularidad poblacional de Tres Cantos, es evidente que uno de los problemas de cualquier iniciativa relacionada con la creación actual sigue siendo la convocatoria de público. Un festival que logre “hacer un público” seguramente tendrá grandes ventajas para lograr consolidarse. ¿Se ha conseguido un espectador estable para el FesTC? ¿Es un público muy especializado o se ha “roto el maleficio” y habéis logrado convocar también al inquieto o al simplemente interesado por escuchar buena música?

R.C.: Efectívamente tenemos un público fiel que procede no sólo de la Comunidad de Madrid. Partiendo de la base que un evento de estas características nunca va a mover grandes multitudes, la continuidad de su celebración y el rigor en llevarla a cabo, provoca por un lado la demanda de profesionales por participar en él y por otro lado se descongestiona la oferta cultural de la ciudad de Madrid, creando con ello un espacio más que sirve para la difusión de las obras de compositores e intérpretes que no siempre encuentran oportunidad de ser incluídos dentro de este tipo de programación en ciudades con una concentración de actos culturales.

La crisis no parece haber hecho mella en la edición actual, y desde luego, el festival no ha tenido que suspenderse (que no es poca cosa, en estos tiempos de escaseces presupuestarias). ¿ Cómo habéis afrontado este momento?

R.C.: ¿Cómo que la crisis no ha hecho mella en la edición actual…?

Nos hemos visto obligados a posponer tres conciertos para la edición del 2010, y hemos logrado que el Festival salga adelante aplicando muchísima imaginación.

Como preámbulo a mi respuesta te diré que ha sido un año durísimo (y creo que no debo hablar en pasado, ya que a estas alturas del ya muy avanzado año todavía hay algunos organismos nacionales que no nos han comunicado cuál será la subvención que nos concedan y… ni tan siquiera si la concederán). Pero un festival internacional adquiere sus compromisos doce o dieciséis meses antes de  su celebración y, a partir de una determinada fecha, si no se tiene la confirmación del organismo implicado y se quiere seguir gozando del reconocimiento a un trabajo de años, no queda más remedio que asumir el compromiso, agudizando la imaginación e ingenio.

Efectivamente, sacar adelante el festival, en estas condiciones que comentas, ha tenido que implicar la exploración de vías diferentes…

R.C.: Y así lo hemos hecho. Se han buscado otros caminos para tratar, mediante acuerdos y alianzas, de coproducir y coparticipar en otros proyectos, manteniendo cada uno de ellos sus peculiaridades, de tal manera que no sea obligado renunciar a la calidad para tener que ofrecer  mediocridad. Creo que es una fórmula que puede dar estupendos resultados.

En este sentido, por ejemplo, en el programa de esta edición parece que tenéis una colaboración con México, a través de Horacio Franco. ¿Crees que comienza a verse una tendencia real de intercambio con Latinoamérica en la creación actual? Parece necesario conocerse mejor… a estas alturas…

R.C.: Quiero precisarte que la colaboración que mencionas es en realidad con el Auditorio Nacional de Música, dentro de ese espacio de acuerdos y alianzas entre proyectos y organismos nacionales que estamos desarrollando con notable éxito y al que hago mención en el punto anteriormente contestado.

En este caso concreto, Horacio Franco, fantástico intérprete para el que muchos compositores han escrito por su extraordinaria calidad, y que su país de origen es Méjico, viene invitado por el Auditorio Nacional de Música para actuar dentro de su propia programación con el estreno de una obra encargo de ANM, además de participar y estar programado en el IX FesTC con una programación  diferente, e impartir una serie de clases magistrales organizadas por el Aula de Música de la Universidad de Alcalá de Henares – CENAH, que dirige Jacobo Durán-Loriga.

El flautista mexicano Horacio Franco

El flautista mexicano Horacio Franco


En prácticamente todas las ediciones del festival la presencia de la música española es mayoritaria. Esto es lógico si pensamos que nuestro país necesita todavía iniciativas firmes que apuesten por impulsar el conocimiento de su música. Sin embargo, una programación que muestre una panorámica de creación sin delimitaciones nacionales también puede contribuir a construir una realidad identitaria (la tan traída y llevada alteridad) ¿Forma parte de los proyectos futuros del FesTC esta propuesta, por ejemplo, a través de la vía del  intercambio con intérpretes o instituciones de otros países?

R.C.: Nos encanta la tan traída alteridad, pero el fin del festival es la difusión de la música contemporánea española y sus intérpretes, sin que por ello estemos cerrados a nada, como puede comprobarse en cada una de las ediciones, ahora bien  la proporción establecida a “grosso  modo” está en un 70% España, 30% otros países.

La música contemporánea ha pasado –en los últimos años- del escenario muy especializado, casi de elite (incluso podría hablarse de una cierta sensación de endogamia), a programarse en contextos más abiertos, como es el caso de los museos y centros de arte contemporáneo. Incluso ha llegado a ocupar un espacio en las programaciones y ciclos de las grandes orquestas (desde luego, con una presencia todavía muy insuficiente, especialmente este año de escaseces, en una incomprensible asociación).  Desde tu posición como organizadora de una propuesta como el FesTC, ¿cómo ves el futuro en este sentido? ¿Es un objetivo irrenunciable el integrar plenamente la música compuesta en nuestro tiempo en los circuitos tradicionales, junto a las obras “de repertorio”? ¿Hay futuro para los festivales especializados?

R.C.: Tenemos que dejar de tildar a la música de nuestros días como algo fuera de la normalidad. Queramos o no, es lo que es: la música que nuestros grandes compositores componen, y nuestros espléndidos intérpretes interpretan, porque es lo que en esta época toca.

Y respondiendo a tu pregunta, claro que la música contemporánea tiene que estar presente en los circuitos tradicionales junto a las obras de repertorio ¿A qué esperamos para que sean repertorio?

No se trata de que los creadores compongan obras para ser estrenadas y no volver a oírlas, sino todo lo contrario,  dichas obras deben ser conocidas por el público siendo programadas una y otra vez. Si se programaran  con mayor asiduidad se eliminaría la ruptura existente entre el oyente de la música clásica tradicional e incorporaría a sus aficiones la que hoy nos ocupa. Ahora bien es mucho más fácil para cualquier programación incluir en la agenda sólo “ lo conocido”. Creo que es quedarse atrás. ¿Qué diríamos si nuestros correos nos los siguieran entregando a través del cartero rural, con corneta, cartera y bicicleta?

Y en este objetivo de normalidad deseable que comentas, te hago –para finalizar esta charla- una pregunta que nos interesa especialmente, dada la importancia que damos en nuestra revista al debate sobre las relaciones entre la música y otras disciplinas. El lugar donde se desarrolla el festival, la Casa de la Cultura, parece tener una definición como espacio multidisciplinar (teatro, auditorio, salas de exposiciones, aulas, biblioteca…) ¿Crees que podría ser un acicate para realizar actividades de encuentro entre diferentes disciplinas? Me estoy refiriendo a la creciente tendencia a “intervenir” espacios, a plantear un concierto donde exista una relación explícita –por ejemplo- entre lo visual y lo musical (uso de vídeo, elementos escénicos, danza…)…

R.C.: Como te he comentado, no consideramos a la música contemporánea como una anomalía, llevamos conviviendo con ella desde hace años. En cada una de las ediciones del Festival han intervenido en unas ocasiones la pintura, la poesía, la danza, y como no podía ser de otro  modo, la música electroacústica con la incorporación de vídeos, elementos escénicos, etcétera, etcétera.

En resumen, hay que acceder a la música contemporánea,  en vivo, conocerla, perderla el miedo, disfrutarla y… para ello, nada mejor que asistir a nuestro FesTC-09…

El festival se desarrolla en cinco conciertos, del domingo 4 al sábado 24 de octubre, en el Auditorio y Teatro de la Casa de la Cultura de Tres Cantos. Actuarán el grupo Sax-Ensemble, el Grupo Vocal Siglo XXI (dirigido por Manuel Dimbwadyo), el Ensemble Reflexion K, el flautista Horacio Franco y el pianista Duncan Gifford. Este último hará un programa homenaje a Agustín González-Acilu por su 80 aniversario, concierto complementado con una mesa redonda previa en la que intervendrán Marta Cureses, Teresa Catalán y Salvador Estébanez. Habrá un total de 11 estrenos absolutos, 11 en España y 18 reposiciones.

Entre los estrenos tenemos que destacar –por razones obvias de cercanía- la obra Syntagma del compositor Carlos Duque, encargada por IFIDMA, responsable de la edición de nuestra revista, e interpretada por el grupo Sax-Ensemble. Recomendamos la lectura del artículo relacionado en nuestra sección Musikontext.

Información

IX Festival Internacional de Música Contemporánea de Tres Cantos 2009
Del 4 al 24 de octubre de 2009
Auditorio y Teatro de la Casa de la Cultura de Tres Cantos
Plaza del Ayuntamiento, 1
28760 Tres Cantos (Madrid)

DIRECCIÓN DEL FESTIVAL
Rosamaría Calle
c/ Saturno 23
28760 Tres Cantos (Madrid)
Tels: +34 918 040 571 / +34 627 220 705
E-Mail: rmcalle@terra.es / festivaltc@terra.es
Web: www.festivaltrescantos.com

DIRECCIÓN TÉCNICA

Tomás Marco
Manuel Dimbwadyo
Jacobo Durán-Loriga

Referencias                                                    

Etiquetas:, , , ,

PARTNERS

Publicidad

Nube de Tags