fonos21: una propuesta más allá del ensemble contemporáneo

Entrevistamos en este artículo a Pablo Coello, uno de los músicos iniciadores de este proyecto nacido en Galicia, que agrupa a varias formaciones instrumentales en torno a un planteamiento en el que la relación con otras artes tiene un papel esencial.

f20110608_fonos21-entrevistaonos21 es un proyecto de interpretación nacido en Galicia que va más allá del ensemble contemporáneo al uso, una propuesta que se fundamenta en las relaciones interdisciplinares, con la música como eje vertebrador. La iniciativa la forman una serie de intérpretes que colaboran con diferentes artistas e instituciones vinculadas sobre todo con las artes visuales y la danza.

Presentamos a continuación una entrevista con Pablo Coello, saxofonista y uno de los iniciadores del proyecto fonos21, con el que charlamos acerca de la iniciativa y sobre otras cuestiones que rodean el panorama musical en la actualidad.

Al visitar la web de fonos21, lo primero que llama la atención es que se trata de un proyecto “multiensemble”, que no se limita a la mera exposición de las actividades de un grupo de músicos, sino que va más allá como propuesta. ¿Cómo definirías fonos21?

Desde el principio trabajamos con la idea de crear un espacio, una estructura, en la que tuvieran cabida diversidad de músicos (compositores, intérpretes clásicos, improvisadores…) y disciplinas artísticas diferentes. En el camino, hemos trabajado con artistas sonoros, artistas plásticos,  y colaborado con diferentes músicos hasta llegar a una formación base de la agrupación: saxofones, contrabajo, percusión, piano y electrónica, además del cuarteto de saxofones S@X21 como agrupación integrada en fonos21.

Como indicas, otra cuestión que salta a la vista es vuestra preocupación por lo multidisciplinar, especialmente en el terreno de las artes visuales. Un ejemplo de ello es el actual ciclo CGAC en el que estáis inmersos. ¿Qué visión tenéis sobre la actual tendencia a trabajar con diferentes disciplinas? ¿Pensáis que existe la posibilidad de hacer compatible el repertorio de concierto “tradicional” de música de los siglos XX y XXI con el tiempo actual, donde parece que la tendencia al mestizaje entre artes empieza a plantearse como casi una necesidad para salir a escena?

Es evidente que la interacción entre las diferentes artes es una fórmula muy enriquecedora, haciendo que la labor del intérprete tome una mayor relevancia al formar parte de un proyecto de mayor envergadura. Y más creativo supone el diseño de un programa acorde a  referencias artísticas concretas. Puede ser aplicable a cualquier estilo musical, pero en el caso de la música contemporánea tiene el añadido de servir de catalizador de nuevas creaciones musicales, como es el caso del ciclo desarrollado por fonos21 para el CGAC, con la realización de ocho encargos y cinco estrenos en España.

Si no estoy equivocado, fonos21 es un proyecto que comienza en 2005. En su punto de partida, ¿os planteásteis una definición concreta? ¿Creéis que es posible una definición específica para las iniciativas interpretativas del siglo XXI? Da la impresión de que, por ejemplo, al contrario de lo que ocurría en otros momentos históricos relativamente recientes, un cierto eclecticismo parece consustancial a cualquier propuesta actual… En nuestro tiempo, ¿consideras que pueden trazarse “rumbos” o simplemente el camino se va construyendo a través de una acción que quiere mostrar arte sin plantear fronteras?

Lo interesante es que no exista un camino cerrado, invariable; al contrario, es un proceso de crecimiento y enriquecimiento personal y artístico que va definiendo y consolidando una trayectoria, nutriéndose de muy variados estímulos. Valorando y apreciando siempre todas las propuestas musicales de nuestro entorno, desde fonos21 y S@X21 hay una apuesta decidida por un determinado tipo de repertorio en el que creemos firmemente, y que siempre va a suponer aportaciones a nuestra trayectoria artística y nuestro crecimiento musical y personal. Cada nuevo proyecto es siempre un paso adelante; pocas veces supone una repetición de procesos u objetivos ya alcanzados. Esta inquietud por la búsqueda permanente creo que es lo más claramente nos define.

En España parece que –desde hace ya unos años- vivimos un momento razonablemente  dulce en lo musical, sobre todo gracias a la proliferación de nuevas formaciones y un fuerte compromiso con la creación actual, que se produce en paralelo a una cierta efervescencia en el terreno compositivo. Este hecho coincide con una situación económica nada favorable, que ha reducido –en algunos casos hasta niveles casi testimoniales- el apoyo público a un arte que siempre estará necesitado de ayuda. Sin embargo, los conciertos se suceden sin que parezcan percibirse estas deficiencias infraestructurales en la proporción que podría suponer. ¿Cómo véis la situación al respecto? ¿Y el futuro más próximo?

Pienso que lo que caracteriza a agrupaciones como la nuestra, haciéndolo extensible a todos los que nos dedicamos a la música contemporánea, es la pasión con la que abordamos este trabajo y al gran componente creativo que supone realizar una actividad de este tipo. En el escalafón más importante desde el punto de vista creativo está el compositor, como no podría ser de otro modo, pero los intérpretes participamos muy directamente en el proceso creativo, y estamos muy habituados a realizar propuestas artísticas interesantes, atractivas para los programadores. Quizás por ello, en momentos de dificultad económica, se abren paso, o no lo sufren tanto, este tipo de iniciativas, sin renunciar por ello a las adecuadas condiciones para su realización. Pero no deja de ser una lucha continuada por buscar espacios para la interpretación, así que el futuro nunca está asegurado.

En el mismo sentido en el que iba la pregunta anterior, ¿cómo véis la incorporación de la música española al plano internacional, tando desde la interpretación como desde las propuestas de creación? ¿Podríamos hablar aquí de “momento dulce”?

Intérpretes y compositores españoles están a un primer nivel. Lo que creo que falta es una mayor profesionalización de las estructuras y creación de espacios estables donde la música contemporánea tenga cabida permanente, de manera continuada y con claras evidencias de prolongación en el tiempo. A veces, las propuestas artísticas no pueden ser de suficiente calado debido simplemente al carácter de provisionalidad, de inmediatez de los eventos, que hacen por ejemplo inviable una política adecuada de encargos a compositores.

Y en el entorno más cercano, ¿cómo véis la situación de la música en Galicia, en general y en particular la contemporánea? ¿Crees que hay comunidades autónomas más activas en la creación y difusión de la música actual?

En Galicia podríamos decir que hay una eclosión del panorama musical contemporáneo. Cada vez hay más músicos interesados en este tipo de repertorio, aunque el esfuerzo y compromiso que supone alcanzar grandes metas interpretativas no siempre está presente. Y en el terreno compositivo está mostrándose con fuerza una nueva generación de compositores en contacto con los grandes nombres actuales del panorama internacional. Es evidente que hay comunidades autónomas que nos llevan años de ventaja, pero creo que compartimos con todas ellas un momento de incorporación de nuevos compositores que traen aire fresco al panorama musical.

En la web de uno de vuestros ensembles, Vertixe Sonora, hemos visto una sección que nos ha parecido muy interesante y que formuláis como “Espacio didáctico”. En ella proponéis por ejemplo la descarga de una aplicación para experimentar con el ruido blanco. Sin duda, es una visión pedagógica desacostumbrada, que intenta introducir la electrónica en el terreno educativo. ¿Pensáis que habría que generalizar este tipo de propuestas en todo tipo de contextos? No parece que los conservatorios sean capaces de incorporarse rápidamente a estas necesidades de actualización de conocimientos…

Evitamos el  tratamiento habitual de las actividades didácticas musicales (típico concierto al uso) y buscamos fórmulas atractivas dirigidas especialmente al público joven (no necesariamente estudiante de conservatorio). Este es una primera experiencia, que tendrá su continuación paralelamente a la realización de nuevos proyectos musicales de Vertixe. Y no es casual que esta propuesta didáctica esté vinculada a la electrónica: es este un campo central de nuestros intereses presentes y futuros.

Para ir cerrando esta charla, ¿podéis hablarnos de vuestros próximos conciertos y proyectos? ¿Dónde podremos escuchar a fonos21 en breve?

Nuestra agenda actual está centrada en Galicia, donde participaremos en dos conciertos del ciclo ARTE Y MÚSICA: CORRESPONDENCIAS SONORAS del CGAC. El segundo concierto de este ciclo será  el próximo 28 de junio, con un programa que incluye composiciones para cuarteto de saxofones (S@X21) guitarra eléctrica y electrónica, incluyendo un estreno de Germán Alonso. Cerrando el ciclo (29 de noviembre), Ensemble Vertixe Sonora interpretará un programa en torno a la figura del pintor canadiense Jeff Wall, con obras creadas específicamente para este proyecto por los compositores Víctor Ibarra, Yoshiaki Onishi, Mauricio Pauly, Lula Romero y Ramón Souto.

Y en Julio, también en Santiago, Ensemble fonos21 estará presente en el Festival Ludwig Estreicher y Vertixe Sonora en el Via Stellae con tres estrenos, encargos de Vertixe: Füsun Köksal, Diana Rotaru y Ramón Souto.

Referencias

Creative Commons License

Etiquetas:, , , , , , , ,

PARTNERS

Publicidad

Nube de Tags